jueves, 26 de abril de 2012

POSTALES DE INGLATERRA.

Twekesbury es un precioso pueblecito situado a orillas del río  Severn. Allí sucedió la batalla que lleva su nombre de la llamada "Guerra de las Dos Rosas". Dicha batalla tuvo lugar el 4 de mayo de 1471 y supuso el fin, de forma temporal, de las pretensiones de la Casa de Lancaster de acceder al trono de Inglaterra. En ella perdió la vida el Infante Eduardo, siendo el único Príncipe de Gales muerto en batalla.
Lo más notable es su abadía gótica del S.XII, en la que destaca el trabajo de su bóveda. 
Se libró de la destrucción al ser adquirida por la feligresía por la cantidad de £435. En la actualidad sigue el rito Anglo-Católico. 
 
 

miércoles, 25 de abril de 2012

POSTALES DE INGLATERRA.


Bourton on the Water es conocida como “La Venecia de Los Cotswolds”, debido a los canales del río Windrush que pasa por el pueblo y los puentes bajos que lo atraviesan.
Presume de ser uno de los pueblos más bonitos de Inglaterra con sus casas de piedra caliza dorada y sus tejados de pizarra con fuerte pendiente.

 


lunes, 23 de abril de 2012

CRONICAS DESDE INGLATERRA XI.


La ciudad de Worcester y su condado son famosos por la apreciada salsa que lleva su nombre, heredera sin duda del “garum” romano.
Sin embargo esta ciudad es famosa por otros muchos motivos: Era donde se fabricaban antiguamente los guantes, y por su porcelana, la más apreciada del Reino Unido y que se ha hecho acreedora de tener museo propio.
Está a orillas del río Severn, el más largo y caudaloso del país y en éstas se encuentra la catedral del S.XIII que contiene las tumbas de Juan I (Juan Sintierra) y de Arturo Tudor, hermano mayor de Enrique VIII y primer marido de Catalina de Aragón.  Por esta razón se libró de ser destruida durante la reforma anglicana. Si alguna vez llegáis a tener en la mano un billete de £20, veréis la catedral en el dibujo del reverso.
Memorable y definitiva fue la Batalla de Worcester en 1651 en el último intento de Carlos II por recuperar el trono de Inglaterra.
Pero su mayor orgullo es ser la cuna del músico Edward Elgar. Lo típico,  una calle, una plaza, un centro educativo, unas cuantas asociaciones…. llevan su nombre. Además de merecer una estatua en la plaza de la catedral.
Nacido en 1857 y fallecido en 1934, su obra es ahora imprescindible en cualquier concierto inglés que se precie.
Hijo de un afinador de pianos fue autodidacta, aprendiendo de los muchos libros sobre el tema que había en la biblioteca de la catedral.
Su condición de católico practicante no le ayudó mucho en la sociedad anglicana de la época, su primer éxito no le llegó hasta los 50 años cumplidos con su "Primer concierto" y el "Concierto para violín". Sus obras siguientes, "Segundo concierto" y "Concierto para violoncelo", tuvieron un éxito inmediato.
Sus obras más importantes son “Las variaciones Enigma” y sus obras corales, entre las que se encuentra “El sueño de Geronte”.
Su obra más popular ha sido la marcha “Pompa y circunstancia”, con la que os dejo.
No sé si os sonará de algo.

viernes, 20 de abril de 2012

COLABORANDO CON EL DIA DE LA TAPA.

Aunque me encuentre lejos de casa, no quería dejar pasar el día de la tapa sin colaborar.
He tenido que improvisar, los ingredientes ingleses no son los mismos que allí asi que me decido a “inventar” utilizando lo que he encontrado por la nevera.
Puedo asegurar que, si los ingleses hicieran tapas, serían así (poco más o menos)
Sobre pan oscuro, he puesto un pedazo de queso azul de Shropshire (Que no es azul, es naranja intenso) bastante suave. Encima he colocado unos escalopines de lomo de cerdo asado (mejor habría ido uno de roast beef; pero…) y lo he adornado con unos brotes tiernos y unas rodajitas de guindilla tailandesa.
Ahí queda.

jueves, 19 de abril de 2012

CRÓNICAS DESDE INGLATERRA X

Aunque pudiera parecer que ya se iba convirtiendo en rutina, esto de venir regularmente a Inglaterra no deja de tener su interés. Ya hemos cambiado de residencia unas cuantas veces en doce años.
Empezamos en Wakefield, al lado de Leeds, en West Yorkshire. Luego fue Preston seguido de Llandudno, en Gales, que es para los ingleses como Zarauz para los españoles.
Donde más tiempo hemos vivido ha sido en Lincoln, siete años, y de allí conservo mis mejores recuerdos en este país. Echo mucho de menos aquella hermosa ciudad, en la que  aún tienen casa nuestros hijos.
Siguieron Leicester y Coventry tras una breve estancia en Exeter.
Ahora es Worcester. Parece que pudiera ser el destino definitivo y en que nacerá nuestra segunda nieta allá por el mes de Agosto.
A la vez que hemos ido conociendo sitios nuevos, hemos ido cambiando también de aeropuerto: Primero fue el John Lennon, de Liverpool, después el de East Midlans, en Nottingham y ahora el de Bristol. Teniendo en cuenta que, al menos una vez, hemos aterrizado y despegado de cada uno de los cuatro aeropuertos de Londres: Heathrow, Gatwick, Stansted y Luton. Sin olvidar los puertos marítimos de Portsmouth y Southampton, que hemos venido dos veces en barco.
No hemos hecho más que tomar contacto, apenas llevamos unas horas aquí aunque ya he visto unas cuantas cosas que pueden ser interesantes. (La fábrica de la famosa salsa no está abierta a las visitas turísticas. ¡Qué pena!).
Según vayamos conociendo cosas nuevas, las iré contando.

viernes, 6 de abril de 2012

POTITOS.

Bueno, ya está. O casi.
La casa recién pintada, todo manga por hombro y mibló olvidado.
Acabo de colgar la última lámpara tras su concienzuda limpieza y le voy a dedicar un ratito a poner al día mi bitácora.
Estoy viviendo un de las etapas más interesantes para un cocinillas doméstico: La elaboración de papillas infantiles. Mi nieta ya tiene siete meses y ya ha empezado a tomar comidas "saladas" y aquí está el abuelo Valentín preparando lo mejor de lo mejor, aunque sigo sin entender cómo les pueden gustar esas cosas a los niños.
Se empezó por la patata con zanahoria y se le fueron añadiendo cosas nuevas, una a una para comprobar su tolerancia, un día judías, otro calabacín, otro una pizca de apio. Luego las carnes: pollo, ternera, pavo.... Todo ello hervido y triturado todo muy a conciencia que todavía no tiene dientes. Y NI UNA PIZCA DE SAL.
Luego, la pobre, se lo come TODO y sin rechistar. ¡Si hasta da palmadas de contento sobre la trona!
Hace dos mil años, los romanos ponían a sus niños bajo la protección de una diosa lar  llamada Potina. Bajo su custodia, los niños se desarrollaban correctamente y sus alimentos les nutrían, además los protegía de todos los peligros.
Es fácil adivinar ahora por qué a las papillas infantiles se las llama "potitos".